Planta de tratamiento de las escorias en las instalaciones de GSW

Cantabria no recicla más de la mitad de las escorias que genera, unas 200.000 toneladas.

17-06-2018.- Empresas como SIEC, Tirso, Alfa, MARE, TIR, Biogenera o Tradebe valorizan los residuos, animadas desde el Foro de Desarrollo Sostenible de CEOE.

Escorias que sirven para crear energía, residuos orgánicos que pueden mejorar el cultivo de hortalizas… La segunda vida de los residuos es una posibilidad que está ya avanzada en Cantabria y que puede generar actividad económica y empleo, además de cumplir con la normativa comunitaria y preservar el medio ambiente de la región, acabando paulatinamente con las canteras. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer ya que de las entre 300.000 toneladas y 500.000 toneladas de escorias que se generan en Cantabria cada año, más de la mitad todavía no se valorizan para su utilización en obra pública, aunque su calidad ya está siendo contrastada.

SIEC es una de las empresas que está llevando a cabo un proyecto de recuperación de residuos, obteniendo importantes resultados. Instaló en el recinto de GSW una planta para tratar unas 100.000 toneladas de escorias al año. El material que se consigue está siendo utilizado en asfalto y pavimentos. Se calcula que se producen entre 100-150 kilogramos de escoria por tonelada de acero producido. “Los materiales se están utilizando en las carreteras regionales y en las nacionales y también en las obras del Ayuntamiento de Santander” apunta Juan de Miguel, que recuerda que se mantiene una colaboración con la Universidad de Cantabria para mejorar todavía más la calidad de los materiales.

“La valorización de las escorias que realizamos con la Global Steel Wire ha venido no sólo a resolver un problema enorme que existía con los residuos sino a lograr un producto de primera calidad que se utiliza en las obras. Además, seguimos trabajando para mejorar la calidad”, explica Juan de Miguel. El proyecto va a cumplir ahora 3 años. “No competimos con los áridos de aquí y evitamos que se tengan que traer de fuera”, apunta.

Planta de tratamiento de las escorias en las instalaciones de GSW

Fuente: El Diario Montañés. Sección Economía. Mª Ángeles Samperio.
Los comentarios están cerrados